OTEIZA: CATÁLOGO RAZONADO DE ESCULTURA

El pintor Claude Gellée, más conocido como Claudio de Lorena o Claude Lorrain, fue autor de una obra muy prolífica que alcanzó gran fama en vida, siendo tal su éxito que surgieron imitadores de su obra, por lo que en 1635 se vio obligado a iniciar la realización de su Liber Veritatis (en el British Museum), un cuaderno en el que dejaba puntual constancia, por medio de dibujos y datos manuscritos, de todas las composiciones que realizaba, para evitar así las falsificaciones. Se materializa de esta manera la idea de redactar un «catálogo» de todas las obras producidas por un autor, lo que ha permitido a los historiadores reconocer y datar las obras que son de Claude Lorrain y las que no lo son, evitando en buena medida las falsas atribuciones.
Con la edición del «catálogo razonado» de un artista se pretende fijar referencia científica de todas las obras creadas por él, al ofrecer una información ordenada, completa y exacta de cada una de sus obras. Lo que empezó siendo una estrategia de pura defensa comercial de la producción de un artista se ha convertido en un documento de referencia necesario para investigadores e historiadores, ya que en un catálogo razonado se describe la totalidad de las obras conocidas, de las que se ofrecen sus datos técnicos y sus referencias bibliográficas.
Realizar un catálogo razonado se ha convertido hoy en un trabajo inmenso y complejo, ya que hay que rastrear todas y cada una de las obras, localizarlas, ficharlas, describirlas y catalogarlas, para dejar constancia de todas sus variantes, dibujos, bocetos y estados intermedios. Lo que se hace particularmente difícil en el caso de Jorge Oteiza (Orio, 1908 - San Sebastián, 2003), aunque el catálogo que ahora se presenta se refiere solo a su obra escultórica, excluyendo los dibujos, anotaciones gráficas, maquetas y modelos experimentales. Con todo, el catálogo se ha dividido en dos volúmenes, en el primero se recoge la obra figurativa y en el segundo la obra abstracta.