LOS PÁJAROS Y EL FANTASMA. UNA HISTORIA DEL ARTISTA EN EL PAISAJE

Durante las últimas cuatro décadas se ha desarrollado una serie de estudios teóricos que ha desempolvado y vuelto a poner en la escena intelectual un tema tradicionalmente adscrito al Romanticismo, como es el paisaje. La feliz conjunción de los estudios filosóficos, geográficos, históricos y culturales sobre asuntos tan diferentes como el territorio, la mirada, la representación, la ecología o la estética ha permitido desarrollar un amplio abanico de teorías que implican tanto al sujeto que contempla como al entorno contemplado, estableciendo sugerentes relaciones entre ellos que han trasformado no solo la manera de comprender el arte, tanto histórico como actual, sino de interpretar el territorio como entorno existencial y emocional. La mejor parte de estas teorías se ha apoyado en el denominado «enfoque cultural del paisaje» que ha resultado muy útil para dotar de una dimensión filosófica a estos pensamientos, pero en la última década parece que ese enfoque ha agotado su filón principal y apenas aparecen nuevas aportaciones que sigan sosteniendo aquel interés. En este contexto de cierta astenia teórica Federico López Silvestre, que ya había publicado importantes estudios desde el enfoque cultural del paisaje, nos ofrece ahora un largo ensayo con el que pretende realizar una nueva aportación desde un punto de vista hasta ahora insólito para el paisaje: el del psicoanálisis, centrando así la atención en el sujeto que contempla y en las formas de contemplación.