LLÁMALO PERFORMANCE: HISTORIA, DISCIPLINA Y RECEPCIÓN

cajón de sastre
1. m. coloq. Conjunto de cosas diversas y desordenadas.
Diccionario de la lengua española (2014)

¿Por qué comenzar una reseña sobre un libro relativo al género de la performance con la primera acepción que el drae da a «cajón de sastre»? Porque el término performance hoy en día se utiliza como un cajón en el que se meten todas aquellas prácticas relacionadas con el cuerpo y la expresión corporal que no son teatro (a veces) ni música (a veces también), que se realizan en directo, y cuya huella, más allá de la que deja en el espectador, suele ser una grabación, una serie de fotografías o la documentación generada alrededor de esta (guion, maquetas, etc.).
Volviendo al diccionario de la Real Academia Española, este define performance así:

1. f. rendimiento (‖ proporción entre el resultado obtenido y los medios utilizados).
2. f. Actividad artística que tiene como principio básico la improvisación y el contacto directo con el espectador.

Algunos de los textos recogidos en Llámalo performance: historia, disciplina y recepción no niegan directamente esta definición, pero sí quieren ampliarla o acotarla, pues no siempre se improvisa (es más, suele haber una profunda reflexión o, incluso, un estudio previo) ni se busca el contacto directo con el espectador.
Dado que se trata de una disciplina no muy habitual —no es frecuente que se le dé protagonismo en las revistas o toparse con artículos en la prensa especializada, ni siquiera un comentario que vaya más allá de la sucinta mención o el análisis superficial en algunos manuales—, en este volumen se abordan distintos aspectos que muestran otras características o temas relativos a la performance y su entorno que no suelen tratarse en profundidad, al menos en España, pese a que dos importantes creadoras de performances, tanto Esther Ferrer como Concha Jerez, hayan recibido el Premio Nacional de Artes Plásticas en los últimos años.
El presente libro, a través de sus diez ensayos, quiere intentar acotar el término y sus derivados (perfomático, performativo, performer, performing arts, performatividad…), pero no desde un punto de vista enciclopédico, sino a través del análisis de obras, bibliografía y estudios sobre la carrera o los hechos que llevaron a ciertos artistas a tomar un camino u otro para expresar sus emociones, o aquello que llevaban dentro y necesitaban sacar: bien la situación política en la que se hallaban inmersos, bien la forma de afrontar hechos sociales o personales como el impacto del sida en sí mismos o sus allegados.