LA SALVACIÓN DE LO BELLO

Quizás algún lector de Arte y parte se haya preguntado, como yo, cómo sería La sociedad del espectáculo si Guy Debord hubiera llegado a tiempo de extender su crítica a Internet.
En cierta medida, La salvación de lo bello, del filósofo de origen coreano Byung-Chul Han, sugiere una respuesta. Efectivamente, analiza con algunas de las mismas herramientas teóricas que Debord una serie de rasgos espectaculares de la sociedad occidental contemporánea, y muy especialmente los relacionados con Internet (por ejemplo, el selfie, el dataísmo y Facebook y su cultura de «me gusta» insustanciales), además de otros como el consumo desmedido, el capitalismo avanzado, el coche automático, la pornografía y la obra de Jeff Koons.
En este libro, Han traslada al arte y a la estética la reflexión que en otros lugares ha realizado sobre diferentes ámbitos de una sociedad que ve caracterizada por su «exceso de positividad». La crítica sociopolítica y el pensamiento de Han, por cierto, han tenido una gran acogida en España; probablemente mayor que en casi cualquier otro país, a no ser Alemania, donde enseña y publica.
Aplicada a la estética, la suya es una reflexión basada ante todo en poner de manifiesto cómo la preferencia actual por lo superficial, lo inmediato, lo infinitamente veloz, lo agregado, lo desvelado lleva a una suerte de inautenticidad radical de la experiencia contemporánea; en definitiva, a una vida peor.