CINCO ESTRATEGIAS POSNACIONALES DE ULISES CARRIÓN

Ulises Carrión: Arguments, Beau Geste Press, Cullompton, 1973. S. p., 22.5 x 15 cm. Colección particular

NO!art is anti chauvinistic: (Domination by any national «school» is based mainly on the size of investment capital available. Domination by any national «school» is equivalent to cultural imperialism).
boris lurie, volante de la exhibición «Art and Politics» (Alemania, 1970).

En la república de las letras mexicana el autoritarismo de lo imaginario creció tanto que provocó la aparición de un proyecto de abandono voluntario de lo nacional-literario. Su nombre fue Ulises Carrión.
Carrión nació el 28 de enero de 1941. Pero a veces, durante la primera etapa de su trayectoria, daba 1940 como año de nacimiento, probablemente para evitar que la cifra 41 —que en la cultura popular mexicana alude a lo homosexual— sirviera de identificación pública como varón gay.strong>1 Esta identidad clandestina (desautorizada por aquella sociedad) fue uno de los detonantes de que Carrión practicara diversas estrategias para desaprender y liberarse de la literatura nacional mexicana que, en general, consideraba agotada y opresiva.
A mediados de los años sesenta, Carrión comenzó una etapa de transición entre la primera parte de su obra (nacional y literaria) y la siguiente (posnacional y posliteraria). Así resumía ese periodo:

Provengo originalmente de México. En 1965 fui a París como estudiante. Permanecí ahí 3 años y luego —después de una breve estadía en México— vine a Holanda, en 1970. Tengo una educación literaria y filosófica. Estudié la universidad en México, en la Sorbonne en París y en la Universidad de Leeds en Inglaterra. Nunca he estudiado arte.2

Al subrayar la brevedad de su regreso, Carrión enfatizaba su desapego a México. Deseaba marcar la ruptura desde su partida en 1965, cuando apenas tenía 24 años y ya comenzaba a reinventar su vida.
Estoy convencido de que la historia de Carrión es una de las más relevantes para el venidero periodo de la literatura y el arte planetarios. Explicaré aquí cinco estrategias mediante las cuales Carrión exitosamente escapó de una literatura nacional. Las expondré por separado para facilitar su comprensión. Pero estas estrategias, en realidad, operaban trenzadas. Dicha trenza de estrategias expatriadas posibilitó lo que hoy conocemos como Ulises Carrión.

NOTAS:
1. 1940 aparece como fecha de nacimiento en muchas de sus publicaciones tempranas. Por ejemplo, en Héctor Gally C. (comp.): 30 cuentos de autores mexicanos jóvenes, Ciudad de México: Pax-México, 1967; y en Antología de becarios 1951-1966, México: Centro Mexicano de Escritores, 1968 e, incluso, en la publicación de «El regreso a Amsterdam», en Revista de Bellas Artes, n.º 8, Ciudad de México: Instituto Nacional de Bellas Artes, 1966, págs. 41-56; este relato de Carrión curiosamente aparece en portada e índice como «El recuerdo de Amsterdam», retitulación errática que implica cierta renacionalización de Carrión, transformando un título de diáspora en uno de retorno del hijo pródigo. Es tan frecuente la aparición de 1940 como año de nacimiento que es improbable que sea un error. Carrión seguramente daba ese año para evitar la inmediata sorna homofóbica que el número 41 incita en México.
2. «From Book to Artist’s Book» (entrevista con Jörg Zutter), en Kunstenaarsboeken. Artists’ books uit het / from the Other Books & So Archive Amsterdam, Schiedam: Stedelijk Museum, 1981, pág. 7.