Abogados de delitos de drogas comprar levitra hierbas medicinales japonesas

MOHOLY-NAGY: ENTRE LA ABSTRACCIÓN Y EL MITO

MOHOLY-NAGY: ENTRE LA ABSTRACCIÓN Y EL MITO

¡El espíritu inmanente busca la luz, la luz!

Todo mi trabajo ha consistido en parafrasear la luz.

moholy-nagy

«Este siglo pertenece a la luz», escribió convencido Moholy-Nagy.1 Pero no solo el siglo, habría que añadir. Para el creador húngaro, el gran mito de la vida —su origen, y justamente su destino en cuanto mito— es la transparencia; la claridad por la que ella lucha y en la que necesariamente habrá de colaborar el artista. Esta es su tarea, algo titánica, sin duda. Hacer arte no es nada más, y nada menos, que eso: Lichtgestaltung: creación con luz. Por ello la fotografía, que es en su misma esencia: creación con luz,2 «la primera forma de la creación lumínica»,3 es un arte de preocupación central en Moholy-Nagy. De hecho, es la disciplina que, como explicó a menudo Moholy-Nagy, ha servido para liberar del peso representativo al arte mismo, y, en ese sentido, la fotografía se vuelve una actividad artística programática. Esto es, cargada de futuro, el procedimiento del que se valdrá el resto de las prácticas artísticas.
La fotografía y el cine serán en verdad las artes del siglo porque, desde sus mismos principios, «intentan alcanzar plenitud en la claridad».4 Se trata, evidentemente, de artes de la luz, técnicas que conducen y son conducidas por ella. Allí, diríamos, la técnica se vuelve radical: toca los orígenes mismos de la vida, su dimensión pura, simple y genesíaca. Es por eso que Moholy-Nagy asume, por ejemplo, que, en esta aventura de la luz, el investigador habrá de comenzar allí donde se produce «el experimento primordial que Fox Talbot llevó a cabo en 1835, cuando colocó un cordón directamente encima de un papel fotosensible que, al ser expuesto a la luz, registró las distintas intensidades en valores de negro, blanco y gris».5 El papel fotosensible es la tabula rasa, la potencia misma del ser que condensa la vida. Nace con ello el fotograma.

NOTAS:

1. László Moholy-Nagy: «La fotografía inédita», en Pintura, fotografía, cine (trad. de Gonzalo Vélez y Cristina Zelich), Barcelona: Gustavo Gili, 2005, pág. 144.
2. Cfr., precisamente, el escrito que lleva por título «La fotografía es creación con luz», también presente en la antología que hemos citado. Pero se trata de una idea que Moholy-Nagy va a reiterar infinitas veces.
3. En «La fotografía inédita», ob. cit., pág. 148.
4. «Del pigmento a la luz», ibíd., pág. 180.
5. «Arte y fotografía» en Pintura, fotografía, cine, Barcelona: Gustavo Gili, 2005, pág. 229.

¡El espíritu inmanente busca la luz, la luz!

Todo mi trabajo ha consistido en parafrasear la luz.
MOHOLY-NAGY

Este siglo pertenece a la luz», escribió convencido Moholy-Nagy. 1 Pero no solo el siglo, habría que añadir. Para el creador húngaro, el gran mito de la vida —su origen, y justamente su destino en cuanto mito— es la transparencia; la claridad por la que ella lucha y en la que necesariamente habrá de colaborar el artista. Esta es su tarea, algo titánica, sin duda. Hacer arte no es nada más, y nada menos, que eso: Lichtgestaltung : creación con luz. Por ello la fotografía, que es en su misma esencia : creación con luz ,2 «la primera forma de la creación lumínica»,3 es un arte de preocupación central en Moholy-Nagy. De hecho, es la disciplina que, como explicó a menudo Moholy-Nagy, ha servido para liberar del peso representativo al arte mismo, y, en ese sentido, la fotografía se vuelve una actividad artística programática. Esto es, cargada de futuro, el procedimiento del que se valdrá el resto de las prácticas artísticas.
La fotografía y el cine serán en verdad las artes del siglo porque, desde sus mismos principios, «intentan alcanzar plenitud en la claridad».4 Se trata, evidentemente, de artes de la luz, técnicas que conducen y son conducidas por ella. Allí, diríamos, la técnica se vuelve radical: toca los orígenes mismos de la vida, su dimensión pura, simple y genesíaca. Es por eso que Moholy-Nagy asume, por ejemplo, que, en esta aventura de la luz, el investigador habrá de comenzar allí donde se produce «el experimento primordial que Fox Talbot llevó a cabo en 1835, cuando colocó un cordón directamente encima de un papel fotosensible que, al ser expuesto a la luz, registró las distintas intensidades en valores de negro, blanco y gris».5 El papel fotosensible es la tabula rasa , la potencia misma del ser que condensa la vida. Nace con ello el fotograma.

NOTAS:

1. LászlóMoholy-Nagy: «La fotografía inédita», en Pintura, fotografía, cine (trad. de Gonzalo Vélez y Cristina Zelich), Barcelona: Gustavo Gili, 2005, pág. 144.
2. Cfr., precisamente, el escrito que lleva por título «La fotografía es creación con luz», también presente en la antología que hemos citado. Pero se trata de una idea que Moholy-Nagy va a reiterar infinitas veces.
3. En «La fotografía inédita», ob. cit., pág. 148.
4. «Del pigmento a la luz», ibíd., pág. 180.
5.. «Arte y fotografía» en Pintura, fotografía, cine, Barcelona: Gustavo Gili, 2005, pág. 229.

Seguir leyendo →

EL ARTE NO ES LA POLÍTICA / LA POLÍTICA NO ES EL ARTE: DESPERTAR DE LA HISTORIA

EL ARTE NO ES LA POLÍTICA / LA POLÍTICA NO ES EL ARTE: DESPERTAR DE LA HISTORIA

Comenzaremos con la conocida fórmula que se planteó en la práctica cinematográfica, cuando se dirimían cuestiones de política. Godard decía: no una imagen justa, sino justamente una imagen. Como creo que piensan los editores de Brumaria, todos deberíamos aplicarnos la sugerencia.

Seguir leyendo →

PABLO PALAZUELO. LA ENERGÍA QUE NOMBRA

PABLO PALAZUELO. LA ENERGÍA QUE NOMBRA

Primero, los números

En mi trabajo, el número es verdadero principio formal. El número (energía que nombra) es la ley informadora en el «hacerse y manifestarse de las criaturas» [...] y por ello es cifra de conocimiento para mí y debe serlo para el contemplador (al menos trato de que así sea).

Son declaraciones de Pablo Palazuelo a Santiago Amón, en un ya lejano año de 1976. 1 Pero bien podrían condensar buena parte de su territorio poético y cognoscitivo. Ese que considera, efectivamente, que la naturaleza es ya en sí misma una energía que nombra, un lenguaje que no deja de producir representaciones innúmeras, sucesivas, mudables, de ese principio subyacente que la informa (o mejor: in-forma, la produce en cuanto forma misma). Hay en Palazuelo un postulado ascético y depurativo que es de estirpe claramente platónica —del Platón más pitagórico, justamente: el del Timeo— y que tiene que ver con esta esencialidad fundamental y fundamentadora del número.

Seguir leyendo →

LA IDEA DE ARTE

LA IDEA DE ARTE

Entre otras muchas cosas, La idea de arte constituye la prueba evidente de una decisión muy importante en la experiencia, como coleccionista, de José María Lafuente. Hablamos de la toma de una decisión, una opción concreta que marcará desde entonces toda su trayectoria y reordenará, al modo de un nuevo dispositivo de tremenda exigencia, todos los objetos de arte que hasta ese momento poseía.

Seguir leyendo →

4’ 33”. NOTAS SUELTAS SOBRE ALGUNOS PROPÓSITOS DE DESMATERIALIZACIÓN DEL ARTE Y LA VIDA

<em>4’ 33”</em>. NOTAS SUELTAS SOBRE ALGUNOS PROPÓSITOS DE DESMATERIALIZACIÓN DEL ARTE Y LA VIDA

Si el principio está el sonido es porque este es lo indestructible, lo que nos funda incluso en nuestros sueños. El sonido es el tiempo haciéndose presente. Tiempo que hasta desde el interior de la tierra nos vigila y forma. Acaso por ello el Libro tibetano de los muertos es un texto concebido para ser oído. De ahí que su verdadero título sea «La liberación por audición durante el estado intermedio». Libro para ser oído «en todo momento». Pero fundamentalmente a través de la escucha el tibetano agonizante o recién muerto recibe la energía necesaria para combatir los temores que le invaden ante las etapas por las que ha de pasar. Por ello, también, el punto de vista degradado con que la visión (o la imagen) es contemplada, respecto del escuchar o del sonido.

Seguir leyendo →

Formas biográficas. Construcción y mitología individual, de Manuel J. Borja-Villel, Jean-François Chevrier y Élia Pijollet

<em>Formas biográficas. Construcción y mitología individual</em>, de Manuel J. Borja-Villel, Jean-François Chevrier y Élia Pijollet

«En el terreno del arte —escribe Jean-François Chevrier—, no hay actividad que merezca la pena sin interés biográfico…

Seguir leyendo →

CHRIS MARKER: LA MIRADA DE ORFEO

CHRIS MARKER: LA MIRADA DE ORFEO

«Amaba —se dice en Sans Soleil— la fragilidad de esos instantes suspendidos, esos recuerdos que no servían más que para dejar, justamente, recuerdos.» La secuencia más determinante de todo el imaginario de Chris Marker se halla, precisamente, al inicio —como inicio— de Sans Soleil.

Seguir leyendo →

DICCIONARIO MÍNIMO DEL SURREALISMO

DICCIONARIO MÍNIMO DEL SURREALISMO

azar. El azar es el signo de entrada en lo desconocido. El propulsor o imantador del deseo. El azar se da en un encuentro. Introduce en el mundo lo que hasta entonces no se hallaba, no se daba, y ahora se da. En un encuentro, precisamente: imprevisto, improbable [...]

Seguir leyendo →

GEORGES MÉLIÈS: EL MUNDO EN SUS MANOS

GEORGES MÉLIÈS: EL MUNDO EN SUS MANOS

Hubo un tiempo, no llega a una decena de años, en que Méliès, efectivamente, dominó el mundo. La propia divisa de la productora que él funda, la Star Films, así lo acredita, con orgullo impetuoso y juvenil, no exento de los modismos grandilocuentes al uso: «Le monde à la portée de la main».1 Así pues, como buen prestidigitador, en sus manos guardaba el truco o los trucos necesarios para transformar las apariencias. Sobre todo si uno cree que estas no son más que el efecto de variopintos engaños. Pero el mago de Montreuil 2 no era precisamente un desencantado, al modo de un Miguel de Mañara, y por tanto alguien que hubiese de lamentar esta precisa circunstancia. Sino más bien todo lo contrario: su cine, en realidad, no hace otra cosa que celebrar y profundizar con despreocupación alegre en el espectáculo engañoso que el mundo es.3 Toda la magia o, lo que es lo mismo: la salvación del mundo, reside ahí.

Seguir leyendo →