ARTE Y EDICIÓN – 120. QUINZE VARIATIONS SUR UN MÊME THÈME

Instagram Автостудия Глянец Cubierta de quinze variations sur un même thème, de Max Bill.
París, Éditions des Chroniques du Jour, 1938. S. p., 31.9 x 30.5 cm. Ejemplar 89/200. Colección particular

El autor suizo Max Bill (Wintenthur, 1908 - Berlín, 1994) fue un protagonista muy destacado del Art Concret [arte concreto], un movimiento artístico iniciado a finales de la década de 1920 por el artista holandés Theo van Doesburg. Inspirado directamente por la geometría y las matemáticas, el arte concreto planteaba una investigación visual sin referencia ninguna a la naturaleza o a la subjetividad. Por eso pretendía eliminar cualquier rastro de la mano del hombre y elaborar un idioma basado en formas geométricas y planos de colores primarios. Se trataba de materializar la idea de un arte cerebral, inventar una gramática formal fuera del arte abstracto y crear, según el propio Max Bill, «objetos para el uso mental, de la misma manera que se producen objetos para usos materiales». En cierta manera este «manifiesto» prefigura las preocupaciones de los artistas que asentarían las bases teóricas del arte conceptual en los años 1960.
Max Bill fue un espíritu típico de su tiempo, formado en la escuela de la Bauhaus bajo la autoridad de artistas, como Wassily Kandinsky, Oskar Schlemmer o Paul Klee. Artista, diseñador gráfico e industrial y arquitecto, Max Bill mezclaba los diferentes lenguajes para seguir desarrollando un trabajo multidimensional desde la investigación formal hasta sus aplicaciones prácticas, así como la concepción de tipografías nuevas y objetos. Fue un actor esencial de la escena del diseño gráfico europeo desde los años 1950 hasta mucho tiempo después.
quinze variations sur un même thème [quince variaciones sobre un mismo tema] es un ejemplo muy consistente de la forma en la que Max Bill solía operar. Para concluir un periodo de investigación de tres años, eligió la forma que le pareció más adecuada: el libro de artista. Y en él reunió, por un lado, un texto de reflexión teórica y, por otro, la materialización de su metodología mediante una ilustración fruto de su pensamiento y de un ejercicio formal muy preciso. Comenzó con una línea quebrada que forma una figura geométrica y, enseguida, la rellena con colores para crear más formas. De este tema —así lo define— surgen quince composiciones que resultan de la aplicación precisa de unas reglas establecidas por el autor; reglas enunciadas al final de la introducción textual de la publicación. La dimensión experimental de este proyecto incluyó la búsqueda de los materiales más apropiados para desarrollar el empeño: los primeros veinte ejemplares de la edición tienen materiales que luego eligió remplazar por otros distintos destinados para realizar una tirada más importante.