ARTE Y EDICIÓN – 113. EL PRIMER LIBRO DE ARTISTA DE LA HISTORIA. ZANG TUMB TUUUM. ADRIANOPOLI OTTOBRE 1912. PAROLE IN LIBERTÀ, DE F. T. MARINETTI

Instagram Автостудия Глянец Marinetti, Filippo Tommaso (Filippo Achille Emilio Marinetti, Alejandría, 1876 – Bellagio, 1944): Zang Tumb Tuuum. Adrianopoli ottobre 1912. Parole in libertà, Milán, Edizioni futuriste di “Poesia“ (impresión: Tip. A. Taveggia), 1914 (febrero), 20 x 14 cm, encuadernación en rústica, págs. [8] 225 [3], cubierta de palabras libres sobre fondo amarillo, 1 retrato fotográfico en blanco y negro del autor (fuera de texto), de Emilio Sommariva, 1 ilustración doblada fuera de texto y numerosas composiciones de parole in libertà dentro del texto. En la última página se especifica: «El mérito de las innovaciones tipográficas contenidas en la presente obra debe atribuirse al tipógrafo Cesare Cavanna de Milán». El título escrito en la cubierta es Zang Tumb Tumb, a diferencia del que aparece en el frontispicio. Mención falsa del millar. Primera edición.

Zang Tumb Tuuum (el título correcto es este, tal y como aparece en el frontispicio, y no Zang Tumb Tumb, que es como está escrito en la cubierta) es el primer libro de palabras en libertad de la historia de la poesía y la tipografía, así como el primer «libro de artista» de verdad; si por libro de artista entendemos una obra que constituye una síntesis de múltiples instancias expresivas, textuales y visuales: con Zang Tumb Tuuum empieza la revolución tipográfica de la que el futurismo italiano fue precursor a nivel mundial. Marinetti lo publicó en primavera de 1914 en Milán, de la mano de su editorial Edizione futuriste di “Poesia”, después de que ya hubieran aparecido varias partes de la obra en la revista Lacerba (1913) y de que él mismo hubiera recitado varios fragmentos por toda Europa y también en Rusia. A primera vista, ya nos percatamos de que se trata de un objeto inquietante: la cubierta es de una cartulina porosa de color amarillo intenso, y sobre ella se imprimen las formas negras de las palabras. El plano compone un título inaudito, con caracteres de varios tamaños y palabras dispuestas siguiendo diferentes líneas, en realidad, es el resultado de algo que empieza en otra parte, algo de lo que únicamente somos conscientes al ver todo el conjunto: cubierta, lomo y contracubierta. Estas tres partes diferenciadas del libro confluyen para formar una única imagen: el mísil que es lanzado y explota al final de su parábola. También constituye una especie de mísil/flecha la firma autógrafa que Marinetti estampaba habitualmente en los ejemplares que regalaba a amigos e intelectuales. Texto, imagen, colores, materiales… Todo está enfocado a implicar al lector no en una simple lectura, sino en una auténtica experiencia sensorial, activando, más que el intelecto, la fantasía y la imaginación. ¿Qué son las palabras en libertad? Escribe Marinetti (1914: 9):

Dejando de lado ahora todas las definiciones estúpidas y todos los verbalismos confusos de los entendidos, yo os digo que el lirismo es la rarísima facultad de embriagarse de la vida y embriagar la vida de nosotros mismos. La facultad de transformar en vino el agua turbia de la vida que nos envuelve y nos atraviesa. La facultad de colorear el mundo con los colores más especiales de nuestro yo cambiante…

Esto es precisamente lo que diferencia Zang Tumb Tuuum de Un coup de dés…, de Stéphane Mallarmé, publicado de forma independiente por primera vez algunos meses más tarde, el 10 de julio de 1914: Un coup de dés jamais n’abolira le hasard. Poème, a cargo del yerno, Edmond Bonniot (París, Editions de la Nouvelle Revue Française). Un libro de gran formato (33 x 25 cm) cuya sobria cubierta —que combina el rojo y el negro del título y los filetes que lo encuadran, sello característico de la editorial Gallimard— no delata en lo más mínimo el contenido: palabras que serpentean en el espacio blanco de la página para evocar silencios, ausencias e iluminaciones que han quedado eximidos de la obligación de tener un significado. Mallarmé concibió el texto y la disposición tipográfica del poema en 1897, y lo publicó en la revista londinense Cosmopolis (n.º 17, Londres, Armand Colin, mayo de 1897, págs. 419-427).