ARTE Y EDICIÓN – 111. ENTREABRIR: LOS POEMOBILES DE JULIO PLAZA Y AUGUSTO DE CAMPOS

poemobiles, de Augusto de Campos y Julio Plaza. Edición de autor, Sao Paulo, 1974.
Impresión offset sobre papel Westerprint. Caja: 21.3 x 16.5 x 4.8 cm; 13 elementos, 21 x 16 cm c/u.
Ejemplar 169/1000. Colección particular

1. Historia de un encuentro

En la opresiva España franquista de los años cincuenta, Julio Plaza —quien entonces vivía en Madrid— descubrió al grupo de poesía concreta brasileña Noigandres. Formado por Haroldo y Augusto de Campos, Décio Pignatari, Ronaldo Azeredo y José Lino Grünewald, los escritos y las revistas de este grupo inspiraron a Plaza en sus investigaciones estéticas. El arte en el horizonte de lo probable, de Haroldo de Campos, por ejemplo, será un libro importante en los trabajos de Plaza con el «arte combinatorio, permutacional y modular»1 y dará inicio a una correspondencia entre el artista español y los poetas brasileños. El trabajo con las probabilidades y la obra abierta eran tanto una preocupación del grupo al que pertenecía Plaza (sobre todo a partir de 1963 con la creación de Grupo Castilla) como de los poetas brasileños.

En 1967, Plaza recibió una beca para ir a vivir a Brasil, adonde llegó acompañando el envío español a la Bienal de São Paulo. Inmediatamente tomó contacto personal con los poetas concretos paulistas y en 1968 le pidió a Augusto de Campos un prólogo para Objetos, su primer libro-objeto. La obra consta de una serie de figuras geométricas en páginas troqueladas que crean una tercera dimensión una vez que son abiertas por el lector. En un principio, Augusto de Campos pensó en escribir un texto convencional, pero cuando manipulaba una figura en forma de rombo decidió que podía colocar las letras sobre la figura misma, combinando lenguaje y visibilidad y produciendo así un campo intersemiótico de experimentación. El poema que compuso se titula «Abre» e inicia la serie de colaboraciones entre Augusto de Campos y Julio Plaza. Unos años después, en 1974, salió editado Poemóbiles que consta de 12 poemas, dos de ellos en inglés: «Open» —traducción creativa de «Abre»— y «Change», y uno en español: «Cable». La primera edición estuvo a cargo de los propios autores y consistió en mil ejemplares en un formato de 16 x 21 cm. Diez años después fue reeditado por la Brasiliense y la última impresión la hizo la editorial Annablume en 2010.

La colaboración no terminó ahí: en 1975 vuelven a hacer un libro-objeto juntos, titulado Caixa Preta, que recuerda a las maletas de Marcel Duchamp («todo el arte entra en una maleta», solía decir el autor del Gran Vidrio) y que contiene diversos objetos, entre ellos, un disco con una grabación de Caetano Veloso de los poemas «O pulsar» y «Dias dias dias». Un año después otra obra en colaboración, en este caso, un texto en «prosa porosa» (escritura crítica en forma de poema) sobre Marcel Duchamp, con diseños alusivos de Julio Plaza, con el título de Reduchamp. Además de las colaboraciones en el área gráfica, Plaza y De Campos también participaron juntos en exposiciones, como las que hicieron con los hologramas poéticos en «Triluz» (Museu da Imagem e do Som de São Paulo, 1986) e «Idehologia» (Museu de Arte Contemporânea de São Paulo, 1987). La amistad, que había comenzado en 1968, continuó hasta 2003, año de la muerte de Plaza.

NOTAS: :

1. Julio plaza: «Memórias y trayectorias», en Julio Plaza. POEITICA. Vera Chaves Barcellos (org.), Fundação Vera Chaves Barcellos, Porto Alegre, 2013, pág. 26.