ALMANAQUE DADÁ

Decir dadaísmo goza de muy buena salud en España. Por poner unos pocos ejemplos, uno de los libros finalistas del Premio Nacional de Ensayo fue recientemente La facción caníbal: historia del vandalismo ilustrado (Servando Rocha, Madrid: La Felguera, 2012), que dedicaba buena parte de sus páginas a detallar e interpretar la fascinación que el dadaísmo sentía por la violencia. Poco después, en 2014, una de las piezas más interesantes de la gran retrospectiva que el Museo Reina Sofía dedicó a Richard Hamilton era probablemente la reconstrucción de El gran vidrio, de Marcel Duchamp. Apenas hace unos meses, la editorial Turner publicó la obra, de François Olislaeger, Marcel Duchamp: un juego entre mí y yo. Y, ahora, Tecnos reimprime el Almanaque Dadá, título ya publicado en 1992 y que es una traducción del volumen editado por Richard Huelsenbeck en 1920, al que se añade un breve e interesante prólogo de Simón Marchán Fiz.